Bitácora personal de Emelina Fernández

8 marzo 2017

8M en los medios: visibilizar la discriminación sin hacer mucho por corregirla

Filed under: General,Medios de Comunicación — Emelina Fernández @ 10:00
Tags: , , ,
Dos imágenes de la última campaña publicitaria de la firma Yves Saint Laurent en Francia

Dos imágenes de la última campaña publicitaria de la firma Yves Saint Laurent en Francia denunciada por sexista.

En estos días los medios de comunicación se llenan de noticias y contenidos relacionados con la discriminación que sufren las mujeres, con los actos y campañas institucionales con motivo del día 8 de marzo. Reportajes y testimonios que dan cuenta de la marginación que sufre la mujer por el hecho de serlo. Por unos días, televisiones, radios y medios escritos visibilizan de forma más intensa esta discriminación.

Ocurre que, al lado de estas informaciones y contenidos, estos medios emiten publicidad sexista –el 30% de los anuncios más emitidos en las televisiones españolas traslada estereotipos machistas– en los que se sitúa a la mujer como la encargada del cuidado de la familia y la limpieza del hogar, como poseedora de un cuerpo imperfecto que es preciso corregir (se acerca la operación bikini) o, directamente, se usa su cuerpo o partes del mismo como mero reclamo sexual para vender un producto. Pasa con frecuencia, se denuncia, la denuncia se hace viral, pero al cabo de un tiempo, vuelve a ocurrir.

Junto a las noticias relacionadas con el Día de la Mujer que vemos estos días, las secciones de deportes de los informativos ignoran los logros o vicisitudes de las mujeres deportistas (representan sólo el 4,5% de todos los deportistas entrevistados en las televisiones andaluzas), o se difunden crónicas sobre asuntos de actualidad donde la mayoría de los testimonios cualificados están expresados por hombres, mientras que menos de un tercio de estas opiniones expertas provienen de mujeres.

Más bien al contrario, la mayoría de las mujeres que salen en las noticias de televisión -al margen de las representantes políticas que, por aquello de la paridad en las instituciones, cuentan con visibilidad mediática- suelen aparecer sin identificar. Son testimonios no cualificados que los informadores recogen en la vía pública a modo de encuesta opinando sobre la subida de la luz, la lista de la compra o cualquier asunto que afecta a la organización doméstica o al consumo.

También podemos encontrar, y es grave, opinadores, columnistas y tertulianos para quienes el feminismo y la reivindicación de la igualdad que se conmemora en todo el mundo el 8 de marzo representa una auténtica provocación.

La ONU señala a los medios de comunicación como una de las doce esferas principales de intervención para combatir esta desigualdad. Sin embargo, aún existen potentes resistencias no ya a contribuir a configurar una sociedad más justa y equitativa entre hombres y mujeres, sino a reconocer siquiera la existencia de esa discriminación en los medios y en la publicidad y a admitir que esa discriminación es injusta y también perjudicial.

La campaña que este año ha puesto en marcha el Gobierno andaluz para conmemorar el 8 de marzo tiene como lema “Quiero ser como ella”, y alude a todas las mujeres para que pasen de la reivindicación a la ocupación de un espacio y se conviertan en modelos o referentes sociales a seguir.

El eslogan no puede ser más oportuno porque, con datos objetivos y contrastables, si algo caracteriza a la sociedad es la ausencia de referentes femeninos en multitud de áreas. No porque no existan mujeres preparadas, talentosas o cualificadas plenamente incorporadas al ámbito laboral y a la vida pública en general, sino porque los medios de comunicación, creadores y divulgadores de modelos sociales, las ocultan demasiada frecuencia.

Anuncios

6 marzo 2015

8 de marzo, con más sentido que nunca

Filed under: educación,General,Personal — Emelina Fernández @ 14:00
Tags: , , , ,
Imagen de la Guía de la buena esposa, de la Sección Femenina

Imagen de la Guía de la buena esposa, de la Sección Femenina

Cuando un muchacho de 14 años ve bien que un chico tenga varias relaciones con chicas y al mismo tiempo censura que una chica de su misma edad las tenga con muchos chicos, es que algo no ha funcionado en el avance de la igualdad de derechos. Cuando de esta forma tan marcadamente machista se pronuncia nada menos que el 30% de los varones españoles nacidos en los albores del siglo XXI, no tengo duda de que la igualdad que consagran nuestras leyes desde hace décadas no se ha traducido en igualdad real entre hombres y mujeres. No tengo duda de que, desgraciadamente y contra todo pronóstico, retrocedemos como sociedad.

No hay mes, y casi no hay semana, en la que no asistamos a comportamientos misóginos procedentes de casi todos los estamentos sociales. No hay mes, y no hay semana, en la que se equiparen, como si fueran antónimos, machismo y feminismo. La última vez un alto representante político con relevantes responsabilidades públicas.

Y así, una mañana asistimos a la publicación y difusión en los medios de comunicación de una foto de una mujer desnuda, atribuyéndola, a sabiendas de su falsedad, a una candidata electoral como fórmula de desprestigio, y en siete días pasamos a unos insultos intolerables hacia una víctima de violencia de género desde toda una grada de un estadio de fútbol.

Días después, un organismo oficial multa con tan solo 50 euros los insultos y amenazas inaceptables hacia una mujer mientras ejercía de árbitro en un campo de fútbol local. Recientemente, un periodista-tertuliano reincide en su retórica más zafia y condenable, al llamar gorda a una mujer con la que le toca debatir en un plató de televisión. No era la primera vez que lo hacía.

Hace un mes, Francisco Serrano, expulsado de la carrera judicial y ahora candidato a las elecciones andaluzas, declaraba sin empacho: “la ideología de género lleva detrás la destrucción de la familia”. He de suponer que la igualdad de género destruye su modelo de familia, esa familia patriarcal, en la que la mujer obedece y calla.

Ese modelo de familia que confina a la mujer al hogar como reproductora y cuidadora de la descendencia, y que recuerda mucho a la que se vuelve a introducir en nuestras aulas con la nueva asignatura de Religión que se ha aprobado recientemente. Todo un contraste con la asignatura Educación para la Ciudadanía, que entre otras cuestiones, incidía en la igualdad entre hombres y mujeres.

Por lo visto, hay quien piensa que inculcar a los menores desde la escuela valores de respeto, igualdad, corresponsabilidad, etc, es adoctrinarles, y surpimieron esta asignatura en cuanto tuvieron oportunidad. Ironías de la vida: hoy la catequesis disfrazada de asignatura de religión (católica, cómo no) ha vuelto a nuestro sistema educativo.

Tengo la impresión de que nos invade una corriente reaccionaria y misógina, muy poderosa – o mejor dicho, bien instalada en múltiples ámbitos de poder- que había permanecido agazapada desde que en 2005 España vivió una de las etapas históricas de mayor avance legislativo hacia la igualdad de las mujeres. La desafortunada expresión “feminazi” es la palabra predilecta de este colectivo revisionista.

Hace diez años las Cortes españolas aprobaron por unanimidad la ley de medidas contra la violencia de género. En 2007 se aprobó la Ley de igualdad efectiva de mujeres y hombres cuya finalidad era promover la igualdad real regulando el acceso de la mujer a los puestos de responsabilidad en diversos ámbitos públicos, como la paridad de las listas electorales o de los consejos de administración de las empresas públicas, entre otros espacios de poder.

En esos años, no hace tanto, la igualdad de género impregnó buena parte de la sociedad, alcanzó las conciencias de muchos ciudadanos, de responsables públicos que hasta entonces no habían prestado mucha atención a promover este valor democrático en su acción política. Hacer chistes machistas empezó, afortunadamente, a estar mal visto tanto públicamente como en nuestro ámbito privado.

En pocos días celebramos el Día Internacional de la Mujer. Una efeméride que desgraciadamente, no deja de tener sentido. El último informe de Cruz Roja, publicado esta semana nos revela que la pobreza y la precariedad en la España de hoy, sumida en una dolorosa crisis, tiene cara de mujer: casi el 75% de las mujeres atendidas por Cruz Roja vive en extrema pobreza.

Decir que aún nos queda mucho por avanzar se ha convertido en un manido tópico, que corre el riesgo de vaciarse de significado. Creo sinceramente que no podemos, como sociedad, pensar y actuar como si todo estuviera ya hecho, creer que porque la Constitución y las leyes consagran la igualdad de género, ésta se traduzca en realidad práctica.

Con solo estos ejemplos, citados a vuela pluma, ¿alguien puede hoy sostener que no son necesarias las reivindicaciones feministas?

12 enero 2015

El fútbol o la entronización del deporte rey

Filed under: General — Emelina Fernández @ 17:14

pacto_2_tratada(1)

En la lista de programas más vistos por televisión en 2014, hay que descender hasta el puesto 21 para encontrar un contenido que no sea fútbol, y dentro de los 30 primeros, solo hay dos emisiones distintas al conocido como “deporte rey”. Este enorme desequilibrio se explica en gran parte porque en 2014 se celebró el mundial de fútbol de Brasil, un evento deportivo que constituye el mayor espectáculo televisivo masivo.

El partido disputado por la selección española y la de Chile fue seguido por 13 millones de espectadores en España, el 67,6% de la audiencia. Fue el hito anual en lo que a seguimiento se refiere. Entre otros factores, la emisión del mundial por parte de Telecinco ha contribuido al liderazgo anual de las audiencias conseguido por esta cadena en el ejercicio anterior.

La final de la Copa del Rey de fútbol del año pasado, entre el Real Madrid y el Barcelona, que emitió La1 de TVE congregó a cerca de 11 millones de espectadores, el 60,8% de la audiencia, y contribuyó a elevar de un golpe siete décimas la audiencia de la cadena pública respecto del mes anterior.

Las cifras que nos hablan del fútbol son desorbitadas. Según publicaban algunos medios a mediados del año pasado, la televisión pública estaba dispuesta a pujar por la emisión de los 20 partidos clasificatorios de la selección española de fútbol -masculino, se sobreentiende-, para la Eurocopa 2016. El precio de estos derechos de emisión oscila entre los 35 y los 52 millones de euros. Y lo cierto es que los datos de audiencia cosechados por este tipo de encuentros explican el interés de las televisiones por hacerse con su emisión en exclusiva.

También es verdad que el tiempo ha modificado probablemente nuestra percepción sobre este aspecto en particular, y en una sociedad donde la cuarta parte de los ciudadanos no tiene trabajo, los sueldos se recortan hasta la supervivencia y los servicios públicos flaquean, que una televisión pública invierta esas cifras en un espectáculo futbolístico genera una controversia que hace unos años no se planteaba siquiera, apabullados como estábamos por los éxitos de “La Roja.

Los grandes clubes de fútbol se han convertido en auténticas multinacionales del entretenimiento, y todas sus actividades y toda su actualidad trascienden lo deportivo, impulsados por los medios de comunicación. El fútbol lo invade todo o casi todo en nuestro panorama mediático.

Hace un mes que desde el Consejo Audiovisual de Andalucía, en colaboración con la Federación de Periodistas Deportivos de Andalucía promovimos un pacto por la igualdad y el pluralismo en el deporte. Este pacto surge de los resultados de un informe que realizamos previamente, y que pone negro sobre blanco lo desorbitado de la presencia mediática del que conocemos como “deporte rey”: el 95% del tiempo de las noticias deportivas en la televisión pública autonómica y más del 92% en las noticias de deportes de la desconexión andaluza de La1 de TVE versó sobre fútbol. Ninguna de las dos cadenas, ni tampoco el resto de las analizadas, emitió una sola noticia sobre deportes practicados por personas con discapacidad.

Y en cuanto al reflejo del deporte practicado por mujeres, el dato es elocuente, porque son invisibles: solo el 2,2% de los deportistas entrevistados en las noticias de Canal Sur TV eran mujeres. En los informativos andaluces de TVE no apareció ninguna.

Aunque los datos de este informe son de 2013, la situación que describen es paradójica, porque justamente son las mujeres deportistas las que en los últimos cuatro años han estado brindando éxitos internacionales al deporte español, y en este que acaba de terminar ha sido absoluto y abrumador el éxito del deporte femenino. Ahí están las medallas de las últimas olimpiadas de Londres 2012, los récords de la nadadora Mireya Belmonte, la reciente gesta de la selección femenina de balonmano: la final del campeonato europeo que disputaron a finales del año pasado logró un 9,6% de cuota de pantalla, con más de un millón de espectadores en un canal temático como es Teledeporte. La selección femenina de baloncesto disputó nada menos que la final del Mundobasket contra Estados Unidos el pasado mes de octubre, y lo siguieron por televisión casi un millón y medio de espectadores.

¿De verdad que no interesa, o que no es rentable retransmitir las competiciones deportivas femeninas?

La falta de difusión del deporte femenino en los medios tiene consecuencias perversas muy tangibles: las mujeres que quieren vivir de la práctica del deporte profesional en España lo tienen verdaderamente difícil, y sus logros deportivos tienen que ser verdaderas proezas y ni siquiera así es posible. La invisibilidad mediática ahuyenta a los patrocinadores, sin ellos no hay impulso económico para la organización y retransmisión de competiciones, y sin eco mediático, la sociedad ignora su existencia y se pierde un gran entretenimiento.

Y junto a esto, no hay que dejar de preguntarse algo que considero de enorme importancia: ¿Quién es el Cristiano Ronaldo o el Rafa Nadal de nuestras hijas, sobrinas o nietas?

Cuando en la sección de deportes de los informativos de todos los días se convierte en noticia el anuncio de coches rodado por el astro del balón del equipo campeón de la Champions, se informa del enfado de jugador con su entrenador, o se da cuenta del nuevo peinado de un destacado capitán de equipo, se está restando espacio y tiempo para contar que una nadadora española ha batido varios récords mundiales en una sola competición. Ni tampoco se informa de que el viaje para llegar a la ciudad donde se celebra la competición se lo paga ella con el dinero que gana en los trofeos.

26 febrero 2014

Canal Sur Televisión: 25 años poniendo cara y voz a Andalucía

Imagen

Esta semana celebramos una efeméride que ha influido decisivamente en la conciencia colectiva de la ciudadanía andaluza: se cumplen 25 años del nacimiento de Canal Sur Televisión.

Tuve el honor de formar parte de aquel ya histórico primer consejo de administración de la radiotelevisión pública andaluza, integrado por grandes profesionales de los que guardo un especial recuerdo, muchos de ellos siguen siendo amigos, otros desgraciadamente nos han dejado, como Juan José Ruiz-Rico o Fernando Lappi.

Canal Sur TV echaba a andar con el objetivo de construir un medio de comunicación al servicio de una tierra que hasta entonces no había tenido una voz propia. Teníamos todo por hacer y abordamos aquella tarea nueva con la ilusión de quien sabía que estaba contribuyendo a configurar un servicio público de vital importancia para la conciencia cívica de los habitantes de nuestro territorio autonómico. Un territorio acostumbrado a que su reflejo en los medios quedara demasiadas veces reducido al folklore y al estereotipo prefabricado desde el exterior.

Elaboramos las primeras normas básicas que rigieron la programación y la publicidad del ente y sentamos las bases de la función de servicio público que necesariamente debía cumplir la radiotelevisión andaluza.

Hoy, 25 años después, no puedo más que sentir satisfacción por la pervivencia de un prestador de servicio público audiovisual como RTVA, de su televisión y de su radio al servicio de los andaluces y andaluzas. Ambas con una programación donde se informa de lo que ocurre en el parlamento, en la comunidad autónoma, en sus ocho provincias, donde se escuchan las voces de magníficos periodistas hablar con nuestro acento de las cosas que ocurren en esta tierra, donde se debate sobre las cuestiones que más directamente nos afectan y donde la ciudadanía puede expresar sus opiniones.

Enhorabuena a Canal Sur por estos 25 años de información, entretenimiento, música, debates, análisis, cultura andaluza, compañía… Enhorabuena a los profesionales que cada día lo hacen posible, a sus oyentes y telespectadores por contribuir a mantener abierta esta gran vía de comunicación común puesta en pie por y para los andaluces y las andaluzas.

29 diciembre 2013

Un nuevo año para aprender

PuestaSolMeliRTC

Otro año acaba. Se van volando, quizá por eso las personas nos empeñamos en hacer rayas sobre el océano del tiempo, pequeñas paradas para recordar juntos los últimos hitos del camino antes de ponernos de nuevo en marcha. No caeré en la melancolía, aunque sea el principal relleno de los dulces navideños que nos cercan estos días. El luminoso Ortega insistía en que la melancolía es el paisaje al que conduce el esfuerzo inútil, por lo que me niego a pensar que el esfuerzo de tanta gente en este difícil año haya sido inútil.

Desde el Consejo Audiovisual de Andalucía, hemos seguido esforzándonos desde el convencimiento de que los dados no están cargados y el resultado final de cada partida depende de nosotros, de todos nosotros. Por eso me congratulo del acuerdo que firmamos hace unos días con el Instituto Andaluz de la Mujer para perseguir la discriminación y la desigualdad en nuestros medios.

Por eso organizamos unas jornadas sobre el servicio público en tiempos de crisis. Sí, porque sabemos que las apreturas económicas están sirviendo de coartada para poner en cuestión servicios fundamentales. Por eso hicimos una guía para el tratamiento informativo de los procesos judiciales mas mediáticos, por eso estudiamos cómo conseguir cotas más altas de neutralidad e intentamos proteger a nuestros menores de contenidos que pueden perjudicar su desarrollo, por eso estamos inmersos en la génesis de la nueva Ley Andaluza del Audiovisual.

Todavía queda. Lo sé bien. Hay que atajar los contenidos prohibidos que difunden las televisiones sin licencia, hacer accesibles más contenidos audiovisuales para las personas con discapacidad, contribuir a erradicar la violencia de género… Sí, seguiremos trabajando tan duro o más en el nuevo año, porque somos de los que creemos que las cartas no están marcadas.

Como tantas veces, en el fondo es una cuestión de educar en valores, de alfabetización mediática, porque, como dijo el recientemente desaparecido Nelson Mandela: “Nadie nace odiando”. Debemos ser muy cuidadosos con lo que difundimos en nuestros medios y como lo difundimos, porque, desde el primer Año Nuevo de la Humanidad, también a odiar se aprende.

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.